Twin Peaks made in Spain Cuando Maribel Verdú quiso ser Laura Palmer

En España, Twin Peaks fue un genuino bombazo. Más de tres millones de españoles vieron el piloto la noche de 1990 en que la serie se estrenó en Telecinco, un fenómeno sin precedentes que repercutió en la manera de hacer cine y TV en nuestro país. Estos fueron, con mayor o menor atino, algunos de los intentos nacionales de copiar su fórmula.

¿Maribel, o bien Laura Palmer? 

En una entrevista de mil novecientos noventa y uno que Maribel Verdú concedió a lo largo de la promoción de Amantes, la actriz dijo que la película de Vicente Aranda era “una especie de Twin Peaks a la española”.

Pensada en un comienzo como uno de los episodios de la serie de TVE La huella del crimen, Amantes cuenta la historia de un muchacho de provincias (Jorge Sanz) que, tras hacer la mili en la villa de Madrid, arrienda una habitación en casa de una mujer (Victoria Abril). A partir de ese instante, se debate entre el amor de su novia (Maribel Verdú) y el de su casera. Por último, adopta una solución trágica.

Como vemos, la comparación de la película con la serie de David Lynch era bastante gratis. Aparte de la presencia de un crimen, la película no se parece en nada a Twin Peaks. La anécdota, no obstante, sirve para comprobar hasta qué punto las películas y series intentaron aprovechar el éxito de la serie de David Lynch para promocionarse o lograr financiación en nuestro país. Todo prometía ser Twin Peaks y terminaba siendo algo bien diferente.

Chicho, ¿el Lynch español?

También Chicho Ibáñez Serrador, director de Historias para no dormir y ¿Quién puede matar a un niño?, deseó subirse al carro que más tiraba y anunció que preparaba un Twin Peaks de España. Su serie, que nunca llegó a grabarse, se titulaba Cartas al director, y trataba de una avalancha de crímenes que se sucedían tras recibir las amenazas de un asesino en la redacción de un periódico.

Al igual que Twin Peaks, la serie iba a rodarse en formato cinematográfico, conociendo solamente Chicho la identidad del asesino, que no pensaba desvelar ni a los mismos actores.

En realidad, Cartas al director era un proyecto anterior a Twin Peaks que Chicho había intentado poner en marcha a principios de los ochenta, mas el directivo intentó aprovechar el éxito de la serie de Lynch para reflotarlo. Su padre, el asimismo directivo Narciso Ibañez Menta, ya había hecho a propósito algo parecido ya antes incluso de que Twin Peaks existiera: la serie ¿Es usted el asesino?, un auténtico éxito en la España de los sesenta.

Desgraciadamente, el proyecto de Chicho no salió adelante, y eso que, cuando la primera y exitosa temporada de Twin Peaks terminó, Telecinco se vio en el brete de encontrar una serie capaz de mantener el estratosférico share que el misterio de Laura Palmer había logrado.

Las sustitutas de Twin Peaks en Telecinco

Los intentos de la cadena amiga de atestar el hueco de la serie en Gran Pantalla TV tuvieron resultados dispares. Primero se procuró con La trampa, una serie italiana de intriga que se estrenó la semana siguiente al final de Twin Peaks. La serie constaba únicamente de dos episodios y contaba la historia de un hombre que recogía a una joven autoestopista en una carretera de Milán y se veía envuelto en una trama de espionaje industrial.

La semana siguiente, el canal empezó a emitir Traficantes de dinero, una serie con Kirk Douglas ambientada en el mundo de las altas finanzas, que a su fin fue sustituida por la serie De los Apeninos a los Andes. Por Telecinco, en resumen, empezaron a desfilar series y miniseries que poco o bien nada tenían que ver con el misterio de Laura Palmer.

Tras la segunda temporada, sin embargo, la cadena volvió a intentarlo con Jefes, protagonizada por Charlon Heston. Esta vez el argumento guardaba mayor similitud con el de Twin Peaks, pues la serie desarrollaba la investigación del sheriff de un pequeño pueblo de U.S.A. que intentaba averiguar la verdad sobre la desaparición de un joven.

Café y dónuts a la española

No fue hasta el año dos mil cinco cuando Telecinco se animó a producir su propia Twin Peaks.

Motivos personales, con Lydia Bosch de protagonista, contaba la historia del asesinato de la secretaria de unos laboratorios farmacéuticos. Los guionistas de la serie confesaron que se habían inspirado en Twin Peaks, aunque el resultado empalidecía a la vera de esta. Da la impresión de que Twin Peaks tuvo tanto éxito en nuestro país, que muchos prosigue llamando de esta manera a cualquier folletín de misterio.

Años después, el verano de dos mil once, Telecinco estrenó Punta Escarlata, otra serie que, por girar en torno a un asesinato cometido en un pueblo, fue vendida como la Twin Peaks española, a la que verdaderamente hizo ciertos guiños. En verdad, el leimotiv de la serie era: “¿Quién mató a las chicas del camping?”, por la famosa frase “¿Quién mató a Laura Palmer?”.

Más genuina es la influencia que Twin Peaks ejercitó sobre una película catalana de 1996, Un cos al bosc (Cuerpo en el bosque). La película, dirigida por Joaquim Jordà, cuenta la historia de una teniente de la Guardia Civil (Rossy de Palma) que llega a un pueblo de Cataluña para investigar la muerte de una joven lugareña de mala reputación.

Twin Peaks está presente durante toda la película. Aparece una lechuza, los habitantes del pueblo son tan extravagantes como los de la serie y hay ciertos elementos sobrenaturales. Asimismo 2 caballos, uno negro y otro blanco, que recuerdan a las misteriosas logias en las que habitaban Bob, Mike y el resto de espíritus del pueblecito.

La parodia de Muchachada Nui

Bastante inspirados estuvieron del mismo modo los chicos de Muchachada Nui cuando, en 2009, dedicaron uno de sus episodios a parodiar, cabecera incluida, la serie de David Lynch.

El agente M. Induráin Cooper, un cruce entre el famoso corredor y el protagonista de la serie original, era el protagonista del descabellado capítulo, que transcurría en un pueblo de Segovia y trataba el homicidio de un peluche llamado Lauroncio. En comisaría, los agentes tomaban sobaos paniegos en lugar de donuts y pacharán en vez de café, y la célebre oración “Fuego anda conmigo” se convertía en “Lumbre pasea conmigo”.

Habrá que ver si la nueva temporada de la serie, que se estrena el próximo veintiuno de mayo, causa en nuestro país tanta sensación como en el noventa.

The blog post Twin Peaks made in Spain Cuando Maribel Verdú deseó ser Laura Palmer