Twitter se pregunta: ¿Era ético cobrar la entrada para la película de Wismichu?

Un huracán llamado Panecillo ha barredura toda la actividad en Twitter durante las últimas horas. ¿La razón? Una película proyectada en el Festival de Sitges que no era otra cosa que la misma número repetida una y otra vez con la intención de registrar las reacciones del notorio para un documental llamado El Panecillo.

Sin que se sepa todavía cuál es el papel que ha jugado el Festival de Sitges en esto, sí queda claro que los responsables son el youtuber Ismael Prego (sobrenombre Wismichu) y la productora barcelonesa Youplanet Pictures, responsable del cartel que figuraba a la entrada de la sala avisando de que los espectadores podrían ser grabados.

Al beneficio de otros debates, como si esto es una gracia (el youtuber ya firma en Twitter como El mejor director de España) o una broma pesada, sí están saliendo varias voces en la red social que recuerdan que en ese pase había masa que ha pagado el precio de una entrada para al final encontrarse con una película que no era otra cosa que un chiste cliché una y otra vez. Y que, en ocasión de en la película, el espectáculo en sí residía en las grabaciones que, se supone, se ha realizado de la masa que estaba en la sala.