¡Ya no quiero actuar! 9 actores y actrices que dejaron la interpretación

Tom Hardy lo ha sido todo.

Tosco de Batman con Christopher Nolan y ahora de Spider-Man, no puede favor otro Venom mejor. Ha sido Mad Max, el más callado de todos. Ha sido piloto, ha sido agente, ha sido lidiador, ha sido vaquero y asimismo ha sido tipo corriente un par de veces con resultados tan increíbles como su mejor papel hasta la momento en Locke. No por cero, pero tener una hora y media solo frente a la cámara conduciendo no es cero tratable, en esta película algunos críticos le describieron como intención exclusivo.

Y así… Ha trabajado con los mejores, ha producido su propia serie, ha dirigido su propia película y tiene su propio meme como actor al que casi nunca se le ve la cara:

Entonces, claro, tras tocar techo se ha soporífero:

“Has subido a lo detención del Everest. Ya es un asombro que hayas llegado a cualquier empleo de esta maldita montaña, y mucho más haberla escalado. ¿Quieres retornar detrás y hacerlo todo de nuevo o quieres descabalgar e irte a la playa?”

Esta fue la metáfora con la que tanteaba al periodista de Esquire sobre su posible retirada. De momento esto está en el meteorismo porque Venom tiene dos películas más y porque asimismo hay anunciada una segunda parte de Mad Max

Pase lo que pase, Tom Hardy no será ni el primero ni el postrer actor en perder la pasión por la interpretación. Aquí van otras nueve historias sobre grandes actores que decidieron dejarlo:

RICK MORANIS

En los primaveras ochenta este actor canadiense alcanzó la auge con películas míticas como Los cazafantasmas en 1984 y Cariño, he siete a los niños en 1989.

Su historia personal es harto triste. Su esposa murió de cáncer en 1991 y desde entonces comenzó a recusar cada vez más papeles hasta que en 1997 se retiró por completo de la interpretación para poder criar a sus hijos.

“Soy un padre que está solo y criar a mis hijos es demasiado difícil si lo tengo que compaginar con los viajes que exigen las producciones cinematográficas”

En un principio Moranis solo se iba a tomar unos primaveras para ser padre al 100% pero de repente ese tiempo se convirtió en mucho más y al final se dio cuenta de que no echaba de menos la concierto.

GRETA GARBO

Probablemente en los primaveras 30 no había otra fortuna cinematográfica más noble que Greta Garbo. Se dio a conocer con The Temptress y saltó a la auge con Camille. Ella dejaba sin respiración a compañeros y espectadores. Estaba en la cima del mundo… Y entonces un día  en 1941 cuando solo tenía 36 primaveras desapareció.

“Me he cansado de hacer muecas frente a la cámara”, declaró… Sin secuestro siempre se ha dicho que el seguro motivo fue su billete en el filme Two-Faced Woman, donde interpretó a una tigresa alocada que reía y bailaba salsa. A nadie le gustó esa imagen de Garbo, para algunos críticos fue incluso insultante. La actriz, al parecer, no pudo tener tan feroces críticas.

SEAN CONNERY

¿Tan mala es La Faja de los hombres extraordinarios? Sí, tan mala que Sean Connery decidió darse la interpretación tras rodar esta película en 2003.

Igual no es por tropiezo de la película pero dejadnos pensar que sí, es mucho mejor interpretación.

En cualquier caso y como dijo Michael Caine este fue un caso de esos en el que el cine retira al actor y no el actor se retira del cine. Casi nada le ofrecían buenos papeles, Caine bromeaba diciendo que Sean “no quería interpretar roles pequeños de hombres viejos y nadie le estaba ofreciendo papeles románticos de hombre muchacho”.

Desde su retiro se ha dedicado a recrearse al tenis y al golf. No es mala vida siquiera para el primer James Bond.

CARY GRANT

Quizá el actor más elegante de la historia.

Uno de los pocos en enterarse interpretar a la perfección a hombres normales. El protagonista de Historias de Filadelfia o Encadenados de Alfred Hitchcock. El director dijo de él que había sido el único actor al que había querido en toda su vida.

En 1963 rodó uno de sus filmes más famosos, Charada. Poco a posteriori, con 62 primaveras dejó Hollywood. Lo hizo para dedicarse enteramente a su hija con la actriz Dyan Cannon, se llamaba Jennifer y él siempre la definió como “mi mejor producción”.

Tras el divorcio con Cannon, Grant se volcó con su hija. La llevó a todas partes y siempre la grababa para preservar cada momento de su infancia. En una hechos escrita por Jennifer, cuenta como en un principio ella sentía cierta vergüenza por la devoción que su padre la tenía. Sin secuestro, con el tiempo ella solo puede corresponder a su padre todo el tiempo que le dedicó durante la última etapa de su vida.

CAMERON DÍAZ

 

Este es el peculiar caso de actriz que deja la interpretación y el espectador no se da cuenta hasta que pasa una división y un día viendo una película muy divertida por la tele se pregunta: ¿Oye y esta actriz? ¿Qué fue de ella?

Pues eso, un domingo cualquiera reponen Poco pasa con Mary y te preguntas… ¿Cuánto hace que no veo una película nueva de Cameron Díaz? Pues te lo decimos nosotros, desde 2014 con Sex Tape. Poco pasa en la aglomeración. Desde entonces la actriz se ha mantenido alejada de los focos cuando tuvo una esforzado crisis de identidad y tuvo que huir de Hollywood para encontrarse a sí misma y convertirse, en sus propias palabras, en “una persona completa”.

Y la verdad es que la ha ido magnífico. Acaba de cumplir 45 primaveras, ha publicado dos libros, un manual sobre sanidad y entrenamiento y asimismo un obra sobre el arte y la ciencia de envejecer.

GRACE KELLY

Tenía un Oscar por La angustia de estar, película de George Steaton. Había trabajado con los mejores: John Ford, Alfred Hitchcock, Terence Young. Compartido planos con actores como Alec Guinness, Cary Grant, Frank Sinatra, James Stewart

Un día de 1955, en pleno Festival de Cine de Cannes, la actriz fue invitada a una sesión de fotos en el palacio de Mónaco. Allí se encontró con Rainiero III de Mónaco y el resto ya es historia. Los dos se casaron en una espectacular ceremonia que siguió el mundo sereno. Entonces Grace tenía 26 y estaba en lo más detención. Dejó Hollywood por apego.

Esta es, por decirlo así, la interpretación más amable de la historia. Como ocurre con todos los grandes cuentos hay otra forma de contarla.

Al parecer Grace Kelly siempre se sintió inferior a su hermana Peggy, la favorita de sus padres. Ni siquiera Hollywood consiguió que la romana cayera de su flanco. Pero… ¿Quién puede hacerle sombra a una princesa?

DANIEL DAY-LEWIS

El hilo invisible de Paul Thomas Anderson, una de las mejores películas estrenadas en 2018, fue la última película de Daniel Day-Lewis.

Fue tan intenso ese rodaje que al concluir el único actor del mundo con tres premios Oscar por papeles protagonistas decidió que ya era suficiente, que dejaba el cine. Él mismo lo explicaba así en una entrevista poco a posteriori de tomar la valor:

“Inglaterra está muy interiormente de mí, es parte del mundo del que me escapé. Viví fascinado por lo que era Londres a posteriori de la querella, sobre el que mis padres me contaban historias. Y mi padre se parece mucho a Reynolds Woodcock. Antaño de hacer la película, no sabía que iba a dejar de efectuar. Paul y yo nos reíamos un montón ayer de ponernos con ella… pero a posteriori, dejamos de hacerlo, porque los dos, de repente, nos llenamos de tristeza. Nos pilló por sorpresa. Y no sabíamos por qué había nacido ese pesar. Era muy difícil estar con ello. Y lo sigue siendo”

Parece que Daniel es tan intenso actuando como en la vida.

El caso es que no es la primera vez que toma esta valor. En 1999 asimismo anunció que lo dejaba todo para irse a estar a Florencia donde quería memorizar a ser zapatero. Esto duró hasta que Martin Scorsese le dio el papelazo de El Carnicero en Gangs of New York.

Veremos si determinado le vuelve a despertar del aturdimiento esta vez.

GENE HACKMAN

Cada persona en el mundo tiene su Gene Hackman predilecto. Puede ser el Lex Luthor del Superman de Richard Donner, el de Una caja de grillos, el personaje que le hace la vida irrealizable a Tom Cruise en La tapadera o por supuesto el miserable de Sin perdón

Gena Hackman es un actor mítico que un día se cansó de sacrificarse por una industria que él definió como demasiado angustioso.

Fue en 2004 cuando anunció su retirada y desde entonces el campeón de dos Oscar por The French Connection y Sin perdón, desde entonces ha escrito tres novelas.